Devolver al mundo el esplendor del templo de Amenofis III
Miguel Ángel López Marcos dirige la reconstrucción de la estatuaria colosal y afronta el reto de levantar las últimas dos estatuas. Por Lucía Sánchez

El arqueólogo y restaurador soriano, Miguel Ángel López Marcos, se ha convertido en una pieza clave en los trabajos de reconstrucción del templo funerario de Amenofis III, en Luxor, y que es considerado el más extenso de Egipto como mortuorio, con 700 metros de largo y otros tantos de ancho. Este hijo de Nódalo (Soria), localidad donde todavía acude de vez en cuando, es consciente de que gracias a su trabajo en Egipto se reescribirán los libros de historia ya que trata de reconstruir un templo cuyas obras finalizaron en el año 1350 a.C y que debido a las inundaciones del Nilo fue destruido poco a poco. Esta empresa, que se encuentra ya en su última etapa, se considera la reconstrucción colosal más grande del mundo.

La recta final de los trabajos arqueológicos y de restauración en el área occidental de Luxor durará todavía cuatro o cinco años y se centrará en la restauración de los colosos de Memnón de alabastro comprendidos en el tercer pilono de entrada al templo. Son dos imponentes estatuas ubicadas en el área este, que como las otras siete restantes, ya reconstruidas, se erigieron para gloria del faraón.

Durante la próxima campaña, que arrancará en octubre y finalizará en abril, el equipo de arqueólogos de esta misión egipcio-europea se enfrenta a erigir estas estatuas de alabastros que rondan los once metros de altura y pesan 200 toneladas. Durante los últimos trabajos de intervención han sacado las piezas o fragmentos de los colosos del agua

Fuente: diariodeleon.es
 
Más información
 
  Compartir: Agregar a Blogspot  Facebook  Agregar a Myspace  Agregar a Twitter  Agregar a LinkedIn
 
Cerrar