Las Cícladas en torno a la Península de Urla, Izmis, durante el tercer y segundo milenio a.C.
Las Cícladas, los "peldaños de piedra" del Mar Egeo, han conectado culturalmente Anatolia y Grecia desde los tiempos más tempranos. Por Vasif Sahoglu.

La obsidiana de Melian, fue originado como un material valioso en una de las islas Cícladas - Melos - conectadas estas regiones a través del intercambio y permitió a los isleños llegar más allá de su propio hábitat y explorar ambas tierras desde el Neolítico en adelante. A la luz de la evidencia arqueológica, los primeros contactos de la costa occidental de Anatolia con las Cícladas se remontan al Neolítico con abundantes hallazgos de la obsidiana de Melian en varios lugares del oeste de Anatolia. Estos contactos continuaron durante el quinto y cuarto milenios a.C. como demuestran las formas compartidas de la cerámica, mármol y obsidiana, encontrados ambos en las islas y al oeste de Anatolia.

La primera mitad del tercer milenio a.C. exhibe una fase cultural nueva y floreciente de las Cícladas. Con la reciente necesidad de la distribución de obsidiana y los avances en metalurgia, los isleños empezaron a dominar el Mar Egeo y una influencia hasta ahora no vista se evidencia en los asentamientos costeros de Grecia, Creta y Anatolia occidental.

Fuente: The Archaeological News Network
 
Más información
 
  Compartir: Agregar a Blogspot  Facebook  Agregar a Myspace  Agregar a Twitter  Agregar a LinkedIn
 
Cerrar