Nueva York, Demolerán museo de gran valor arquitectónico para ampliación del MoMA
En un comunicado entregado el día de ayer, Glenn Lowry, director del MoMA, confirmó que el American Folk Art Museum, diseñado por Tod Williams y Billie Tsien Architects, será demolido para dar lugar a un rediseño y ampliación a cargo de Diller Scofidio + Renfro (DS+R).

Justin Davidson, también para Vulture, empatiza con la disyuntiva ética y arquitectónica de DS+R (¿qué es peor, demoler completamente el museo o seguir abriéndole cicatrices para siempre?), sin embargo, afirma que el diseño resultante sigue siendo "a medias".

"Para cuando los arquitectos hubiesen hecho pequeños ajustes con el diseño original, el resultado habría sido tan bastardo que habría tenido poco sentido mantener los restos. En una versión arquitectónica de la paradoja del campo de batalla, DS+R habría tenido que destruir completamente el edificio con el fin de salvarlo. Pero esta vacilación se expresa en el diseño provisional para la próxima fase. El cliente está empeñado en la dominación del mundo del arte y los arquitectos parecen desganados. En lugar de curar la cicatriz dejada por el Museo, ellos han dejado un vacío notorio".

Paul Goldberger de Vanity Fair, en un artículo elocuente, se enfoca en la tragedia que significa perder el Folk Art Museum, no sólo para el MoMA, sino para la ciudad de Nueva York:

"Lowry visualiza la ampliación como una forma de crear un espacio respirable necesario. ‘Somos una víctima de nuestro propio éxito’, me dijo. Me parece justo. Pero este argumento, por mucho que responda a un problema real, me recuerda un poco la práctica del ingeniero de caminos que da solución a los problemas de tráfico mediante la construcción de más autopistas. Como hemos aprendido de la manera difícil, más carreteras generalmente traen más tráfico, lo que hace que el problema perpetúe, en lugar de solucionarse. Sí, el MoMA carece del espacio suficiente para mostrar su gran colección, y sí, perdió hace tiempo su escala doméstica que una vez lo hizo el más querido de todos los grandes museos de Nueva York. ¿Hay una manera de solucionar el primer problema sin hacer el segundo peor? [... ]

La melancólica fachada sombría del museo de arte popular, hecha de planos plegados de bronce martillado, combina la dignidad monumental con la imagen del delicado trabajo artesanal, y aunque físicamente es pequeño, constituye un logro arquitectónico majestuoso. Una ciudad que permite que una obra como esta desaparezca después de apenas una docena de años, es una ciudad con un corazón arquitectónico defectuoso. Una institución cultural de esta envergadura que no es capaz de encontrarle un uso adecuado a un edificio como este, es una institución con una imaginación arquitectónica defectuosa.

El edificio de Williams y Tsien es también el último vestigio de algo parecido a una escala razonable en West 53rd Street, un bloque que aparece cada vez más grande, cada vez más corporativo, cada vez menos diverso. Derribar el museo de arte popular puede tener sentido para la visión del MoMA, pero es difícil entender cómo este hecho haría de Nueva York un lugar mejor."

Fuente: plataformaarquitectura,cl
 
Más información
 
  Compartir: Agregar a Blogspot  Facebook  Agregar a Myspace  Agregar a Twitter  Agregar a LinkedIn
 
Cerrar